Seleccionar página

Emperadores sobre hielo

Llega la Navidad, y desde cambio de continente queremos felicitaros las fiestas con un poco de aire fresco… ¡Abrigaos! Esta vez nos vamos hasta el lugar más frío del planeta, hielo puro, la Antártida. Y queremos dar la bienvenida en el blog a nuestros queridos pingüinos, no podían ser otros esta semana, (te lo dije 🙂 ).

Con más de 40 colonias sobre dicha superficie, vamos a conocer en profundidad al mayor de las 17 especies de estas aves, el pingüino emperador, Aptenodytes forsteri, el cual puede alcanzar los 40 años de vida.

Pingüino por Martha de Jong-LantinkAlgo más de un metro de altura y en torno a los 40 kg. de peso, os presentamos al ave nadadora más grande. Capacitado para sumergirse durante unos 20 minutos, alcanzando una velocidad al nadar de unos 25 km/h. y registrando profundidades de hasta 610m.

Las condiciones para poder sobrevivir en la Antártida no son nada fáciles, es la zona más fría y ventosa del planeta, con medidas superiores a los 60ºC bajo cero y vientos de más de 200 km/h de aire seco. Es increíble la capacidad de estos pequeños bichejos para poder vivir en este maravilloso lugar. Y es que ellos son los únicos que jamás pisan tierra firme, siempre sobre el hielo de dicho lugar.

Su adaptación al clima se basa en el denso plumaje, con suave plumón en la base de cada pluma para conservar aún mejor el calor, siendo más escamosa y aceitosa la superficie para que las extremadamente frías aguas no lleguen a penetrar, además de tener bien juntas las arterias y venas para evitar que la sangre se enfríe. Los polluelos poseen un plumón grisáceo que irán perdiendo en torno a los 6 meses, tras pasar el duro invierno.

Poco diré del característico color de sus plumas, tipo frac, destacando las zonas anaranjadas de los laterales de la cabeza, de la parte frontal del cuello y la franja del pico. (En cuanto a esto diré que he visto peluches muy bien caracterizados, impresionante).

Pingüino por Anne Fröhlich (3)Sus patas presentan tres dedos, palmeados para aumentar su capacidad bajo el agua y con garras para aferrarse bien al hielo de la superficie. Y sus alas son más bien aletas, especializadas en el impulso bajo el agua.

En invierno (Marzo), el pingüino emperador no hace como el resto de la fauna que vive allí, no migra hacia latitudes más templadas; aprovecha dicha época para reproducirse. Son monógamos (una única pareja). El macho aparta del grupo a la hembra que ha cortejado, pero a veces, esa hembra hace que dos machos se batan en duelo, y el ganador será el que, al final, se apareará.

De este apareamiento, en Mayo, surgirá un único huevo, que ambos padres se turnarán para cuidar y calentar entre las patas y la base del abdomen, aPingüino por Anne Fröhlichunque tras la puesta será el macho quien se encargue del huevo, ya que la madre necesita urgentemente alimento para reponerse. Los machos, para no congelarse, ya que tienen que cuidar del huevo a la vez que de si mismos, harán una especie de agrupación en la que rotarán de afuera hacia el centro para estar algo más aislados. Cuando la hembra vuelva, el pequeño ya habrá nacido, y pesará aproximadamente unos 300g. Si en uno de los turnos de los progenitores para proteger al polluelo el otro no regresa, ambos dos que esperan en la colona morirán.

Con un año, las necesidades del pequeño aumentan, ya llegará a los 15 kg., con lo que ambos padres deben ir en busca de comida, y éste se queda solo bajo el frío de la Antártida. Cuando esto ocurre, los pequeños polluelos que andan solos, se agrupan con el fin de calentarse y protegerse. Al volver, los padres los reconocen porque cada cría emite un sonido diferente.

A la hora de alimentarse, deben caminar en busca de aguas para sumergirse, y a veces, deben pasar mucho tiempo alejados de la colonia. La cría se alimentará a base de lo que ambos progenitores le regurgiten. Para llegar a estas aguas, además de caminar durante un largo periodo, deberán sobrevivir a ciertos peligros, como el mayor de los depredadores de nuestros pingüinos, la foca leopardo, que sabe muy bien donde colocarse para poder atraparlos. Las aguas que rodean la Antártida se conocen como banquisas, y es ahí donde dicha foca esperará a nuestros amigos. Cuando son atrapados se hacen los muertos, con lo que, en un descuido de la temible foca, los pingüinos podrían liberarse.Pingüino por Anne Fröhlich (2)

Cuando llega el verano (Diciembre), los polluelos ya han perdido parte de ese plumón que les caracteriza y ya estarán capacitados para independizarse, estrenándose en la natación, aprovechando que es verano y la cantidad de fauna es mayor, con lo que habrá algo menos de riesgo para ellos.

El cambio climático está poniendo en peligro el lugar donde estos magníficos animales habitan, siendo un serio peligro para la continuidad de la especie, y aunque de momento esta especie animal no ha entrado en peligro de extinción, puede que veamos su nombre en esta lista más pronto de lo que podamos imaginar.

Pues sí, ya lo veis, también me enamoran los pingüinos 🙂

El simpático frailecillo

Hoy volvemos a las aguas saladas, bueno, más bien al cielo que las cubre. Nos vamos hacia el Atlántico Norte y el océano Ártico para descubrir una de las aves marinas más fascinantes y que puede que algunos de vosotros ni conocieseis todavía… Fratercula arctica, más conocido como Frailecillo atlántico o común.

La verdad es que no es necesario ir tan al Norte para poder verlos, ya que en épocas no reproductivas, como el invierno, se desplazan hacia aguas más meridionales, pudiendo aparecer por las costas atlánticas europeas, llegando incluso hasta Canarias.

Y estaréis pensando, ¿cómo vamos a saber cuál de todos es? Pues bien, tranquilos, porque es súper fácil de reconocefrai1r. Sus características le hacen delatarse. Sólo 30 cms. de ave, con un pico ancho y especialmente colorido, llamando bastante la atención, destacando el rojo, amarillo y azul en épocas reproductivas, o algo más apagados y grisáceos en invierno. Estas cualidades hacen que también se le conozca como “loro de mar”. Cabeza redondita, podríamos describirlo como mofletudo, y ojos dentro de una fina banda roja. El plumaje tienen un cierto parecido al pingüino, en cuanto a color por lo menos, simulando el típico frac. Y sus patas son como las de los patos, palmeadas y anaranjadas.

Y como ave marina, una de las peculiaridades es que cuentan con la glándula de la sal, que aunque no se conoce muy bien su funcionamiento, se sabe que les ayuda a excretar los excesos de sales que sufren por su forma de vida.

Excelentes nadadores, pudiendo zambullirse en busca de sus presas hasta 60 metros, llegando a capturar decenas de pequeños peces al mismo tiempo. También se alimentan de crustáceos, moluscos y gusanos.

En el aire son bastante rápidos, con medidas de hasta 90 Km./h., pero son algo torpes cuando se trata de alzar el vuelo en una superficie plana, por lo que anidan en acantilados rocosos, lo que les da la opción de lanzarse en caída libre hasta conseguir batir las alas.

En épocas de reproducción, primavera-verano, es cuando más se acercan a los litorales, y como ya he dicho, aprovechan los grandes acantilados para hacer sus nifrai2dos. Nidos que excavan con la gran fuerza de su pico o puede que aprovechen otros ya hechos anteriormente. La hembra pone un solo huevo, y tanto hembra como macho lo incubarán.

Por el contrario, en invierno, lo pasan prácticamente entero en el mar.

Son especies muy longevas, pudiendo alcanzar los 30 años.

La sobrepesca ha hecho que se reduzcan los recursos tróficos que esta especie utiliza, y la contaminación de las aguas les está haciendo más vulnerables. También cuentan con depredadores naturales, como otras aves más grandes, y aunque ya hemos dicho que viven casi siempre en el mar, cuando se acercan a las costas, existe riesgo de ser alimento para las especies terrestres, incluida el hombre.

Símbolo americano

Esta semana viajamos al norte del continente americano para descubrir uno de los animales más espectaculares de los Estados Unidos, e incluso del mundo… Un símbolo de este país, formando la imagen de su escudo, sus monedas y otros tantos emblemas estadounidenses.

¿Sabéis ya de quién estamos hablando? Pues sí, se trata del águila calva, americana o pigargo americano o cabeciblanco (Haliaeetus leucocephalus).

a1

Con una planta elegante y poderosa, estos animales impresionan allá dónde nos los encontremos.

Las hembras son más grandes que los machos, llegando a los 2’5 m. de envergadura y hasta 7 Kg. de peso. Ambos pueden alcanzar una longevidad de unos 30 años, (algo más en cautividad).

a2

Ya los nativos americanos utilizaban sus plumas como símbolo de honor o en actos sagrados. Siendo todavía, y sólo con motivos religiosos, una de las pocas excepciones que la Ley de protección del pigargo permite el uso de sus plumas.

Suele habitar zonas con lagos, ríos o costas, puesto que su dieta principal son peces, peces que es capaz de avistar incluso a 2 Km., ya que su agudeza visual es superior a 8 veces la nuestra, y que captura con esas temibles garras que le caracterizan. También puede comer pequeños mamíferos, aves, reptiles a4y hasta carroña si lo necesitase.

Aunque su apariencia pueda expresar odio, este precioso animal tiene una pareja de por vida, con la que, año tras año, suelen volver al mismo nido para poner sus 2 o 3 huevos blanco-azulados, y criar a los pequeños.

Los nidos, con 3 m. de diámetro, pueden llegar a pesar 2 toneladas.

Los “pollitos” tardarán entre 4 y 5 años en adquirir el mismo plumaje que sus padres, pero mientras tanto, con su color pardo, aprenderán a volar, lanzarse hacia el agua a unos 75 Km./h. y dar caza a todo aquello que puedan.

La caza que se les dio cuando los colonos llegaron a América, los pesticidas que rompían la cáscara de sus huevos, y a3hasta su propia y espectacular belleza, han hecho que fuese una de las rapaces con más riesgo de extinción.

Gracias a la concienciación de los ciudadanos estadounidenses, y leyes como la Ley del Águila Calva o Dorada, han favorecido la población de este magnífico ejemplar, haciendo que se aproxime su posible salida de la lista de especies en peligro de extinción. Una gran noticia para los estadounidenses y para todos aquellos a los que nos impresionan estos animales.