Seleccionar página

Diablo espinoso – Moloch horridus

Thorny Devil, south of Kings Canyon

El diablo espinoso, moloch, en inglés, “thorny devil”, “horned lizard”, “thorny dragon” o “mountain devil” (Moloch horridus), es uno de los reptiles más curiosos del reino animal. Como su nombre indica, es el lagarto más parecido a un pequeño diablillo, repleto de pinchos en su superficie, dándole un aspecto muy poco amigable, aunque su apariencia engaña, porque es completamente inofensivo.

 

Perteneciente a la familia de los agámidos y único dentro del género Moloch, este dragón diurno es posible encontrarlo si viajamos a las zonas desérticas, con poca vegetación y arenosas de Australia. Puede medir hasta 20 cm. siendo las hembras algo más grandes que los machos, ya que serán ellas las que lleven los huevos. Su cuerpo cubierto de espinas hace que sea prácticamente imposible de tragar, siendo ésta su máxima defensa frente a posibles depredadores como pájaros, serpientes u otros lagartos de mayor tamaño, mostrando una falsa cabeza que tienen sobre el cuello y escondiendo la real entre sus patas delanteras. Además, está adaptado a los colores del entorno, lo que ayuda en momentos de peligro y le permite camuflarse. Con los cambios de temperatura también varían sus colores; al amanecer suelen vestirse con el verde oliva o marrón, pero al subir las temperaturas, aparecen los tonos amarillentos.

Thorny Devil

En el desierto es muy importante cualquier gota de agua, de tal forma que si en un momento dado empieza a llover, este pequeño es capaz de hidratarse a través del agua que cae sobre su cuerpo o empleando la humedad del ambiente, así como pisando los charcos, sin necesidad de usar la boca, sólo a través de la capilaridad de su cuerpo. Su alimentación se basa en hormigas, cientos de hormigas al día, las cuales caza con su lengua al más puro estilo oso hormiguero.

2007-10-05 at 11-57-53

 

 

 

Es un animal solitario, pero en épocas de reproducción acude a zonas donde hay más individuos, las hembras suelen poner entre 3 y 10 huevos desde septiembre hasta diciembre, escondidos en un nido en la arena, y eclosionarán pasados 3-4 meses. Algunos ejemplares logran alcanzar los 20 años de edad.

Son animales espectaculares, que por suerte, todavía no están en la lista roja de animales en peligro. Para ello, debemos seguir cuidándolos y respetándolos, sin convertirnos nosotros también en sus depredadores.

 

 

Carraca lila – Coracias caudata

Coracias caudata o también conocida como Lilac-breasted Roller. Esta pequeña ave de la familia de las coraciformes destaca por su fantástico y diverso colorido, cabeza verde, pecho y cuello lila, vientre y plumas azules en diferentes tonalidades, con el dorso en un color parduzco, sin poder diferenciar a simple vista las hembras de los machos.

Lilac-Breasted Roller- A Classic in Kenya-Tanzania!

La forma alargada de las plumas de la cola hace que en vuelo sean aves muy ágiles, realizando piruetas a gran velocidad, de ahí que su nombre en inglés incluya la palabra “roller”. Esta gran habilidad les ayuda durante el cortejo, cuando los machos intentan llamar la atención de las hembras con grandes acrobacias aéreas y fuertes chillidos.

Lilac-breasted Roller (Coracias caudatus)

No es muy grande, con una media de 35 cm. de altura. Su alimentación se basa en todo tipo de insectos a su alcance, incluyendo también pequeños anfibios, reptiles o roedores. Por ello presenta un pico no muy grande aunque bastante fuerte, con punta acabada en gancho.

Son animales muy territoriales. Se les puede ver en parejas o pequeños grupos, aunque lo más normal es verles de forma solitaria. Se cree que son animales monógamos, es decir, una pareja para toda la vida. Los nidos los construyen en agujeros de árboles, en termiteros o incluso pueden robar nidos de otras especies de aves. Entre 2 y 4 huevos serán puestos por la hembra, aunque incubados durante 22-24 días por ambos sexos. Los polluelos tardan unos 20 días en emplumar su cuerpo, empezando con tonalidades entre gris y pardo.

Lilac-breasted Roller, Coracias caudatus

Para ver cualquiera de las dos subespecies que existen (lorti y caudatus) tendremos que viajar al sur de Arabia o al sureste del continente africano, y disfrutar de sus fantásticos paisajes entre los que, si tenemos suerte, aparecerá alguno de estos magníficos ejemplares.

Hoy en día, su estado de conservación no es alarmante, pertenece al grupo de “preocupación menor”, de tal forma que habrá que seguir manteniendo dicho estado.

Colores por el cielo que seguro nos llamarán la atención.

 

 

 

 

 

Carabela portuguesa – Physalia physalis

Seguro que todos habéis oído hablar en cada telediario de esta semana sobre la Carabela portuguesa (Physalia physalis), esa “medusa” que está apareciendo por gran parte de las playas al sur del litoral mediterráneo. Pues bien, lo primero, no es una medusa, si no un hidrozoo sifonóforo. Los hidrozoos son animales pertenecientes a los Cnidarios que se agrupan formando colonias en forma de pólipo en este caso, es decir, una colonia que juega en equipo para poder sobrevivir.

Dentro de estos hidrozoos, los sifonóforos deben su nombre a su forma de flotar. La carabela portuguesa está dentro de los neumatóforos, ya que es su vejiga la que se llena de gas, proporcionándole la capacidad de flotación (Physalia). Su color azulado es el responsable de que otro de sus motes sea botella azul.

portuguese man o' war

Conocida también como fragata portuguesa ya que posee una vela en su vejiga que le hace surcar los mares al más puro estilo naval, como lo hacían las carabelas del siglo XV que usaban los pescadores portugueses. Esta vela puede medir unos 30 cm. de largo y sobresalir hasta 15 cm. de la superficie del agua, siendo la responsable de que las corrientes de aire hayan hecho que lleguen a nuestras playas, y una vez que dichas corrientes cambien de dirección, las pequeñas temidas volverán a sus lugares más frecuentes de navegación, como son las aguas cálidas tropicales del Pacífico y el Índico, así como la corriente del Golfo del Atlántico.

NYC - AMNH: Milstein Hall of Ocean Life - Sargasso Sea

¿Es mortal? Realmente, mortal como tal no, pero su picadura es muy dolorosa, llegando a causar graves problemas según la situación. Constan de unos pequeños cnidocitos o células urticantes en sus tentáculos, responsables de las temibles “picaduras”, lo que en realidad sería simplemente el roce con éstos. Esta parte del equipo son los defensores, los dactilozoides, encargados de secretar dicha sustancia urticante. Dichos tentáculos pueden llegar a medir hasta 50 metros si los extendemos, aunque no es lo más común, siendo 10 metros una media más frecuente. Su función es atrapara, paralizar y acercar a la cavidad las presas para poder empezar la digestión que corre a manos de de los gastrozoides.

Se alimenta de pequeños peces y plancton, pero algunos como el jurel o el pez payaso conviven en simbiosis con ella, ya que se refugian entre sus tentáculos y atraen a otros peces que ella atrapará para su alimentación. Por el contrario, es presa fácil del gran pez luna, tortugas marinas o el pulpo manta, y cuando alguno de ellos se acerca, la preciosa carabela se desinfla dejándose sumergir hasta las profundidades.

Su reproducción cuenta con la parte del equipo conocida como gonozoides, comenzando en fase de huevo, pasando tanto por una fase asexual como por otra sexual y por lo general, externamente.

Physalia physalis EM1B0679

¿Qué ocurre si nos pica? ¿Por qué cierran las playas? Normalmente aparece un fuerte dolor con gran reacción en la piel, vómitos, náuseas, fiebre… El problema más grave surge si los afectados son niños, personas alérgicas o personas adultas o mayores con enfermedades subyacentes, en los que la toxina podría causar una parada cardiaca y la muerte. Por ello es preciso un cuidado extremo con esta belleza de los mares, y aunque las veamos varadas en la orilla, sus tentáculos siguen siendo peligrosos.

¿Qué debo hacer si me pica? Empezaremos por retirar los restos del animal que nos queden por encima, a poder ser con algún material tipo palo, toalla, ropa… y lavar con agua salada. No emplear agua dulce, ya que aumentará el dolor. fundamental no rascarse ni exponer la zona a los rayos del sol. Ante cualquier complicación acudir al servicio sanitario más cercano, ya que puede ser necesaria la aplicación de antihistamínicos, corticoides u otros fármacos según necesidad.

 

Loris pigmeo – Nycticebus pygmaeus


Hay bichos achuchables y luego está el que conocemos hoy, Nycticebus pygmaeus, un adorable primate de los espesos bosques tropicales y matorrales de bambú de China, Laos, Camboya y Vietnam.

Pigmy Slow LorisComúnmente llamado loris lento pigmeo, aunque puede que no os suene, seguro que habréis visto el episodio de Frank Cuesta en el que se adentra en uno de estos bosques en busca de su pequeña “novia”, Lisa. Pues sí, Lisa es uno de los bichejos que conocemos hoy.

Esos ojos tan grandes hacen que este pequeño primate sea uno de los más adorables del mundo. Pueden llegar a los 20 años de edad. Con unos 20 cm y medio kilo, los loris se mueve lentamente por los árboles, normalmente durante la noche, ya que son de hábitos nocturnos. Su pelo es denso y aterciopelado, de color marrón-rojizo o grisáceo, y una pequeña cola. Sus manitas tienen los pulgares opuestos, como nos ocurre a los humanos, aportándoles la capacidad de hacer pinza y poder coger todo lo que quieran. Además, esto les permite mantenerse en las ramas durante largos periodos.

Se alimentan de todo lo que encuentran, desde frutas e insectos hasta huevos, pequeños mamíferos y savia de los árboles, y si son ellos los que son atacados, se defenderán mediante una toxina vevenosa que secretan gracias a unas glándulas del antebrazo, que se chupan para ponerse en la boca y al morder se ineycte en el depredador. Dicha toxina hace que sea el único primate venenoso del planeta.

Pygmy slow lori (Nycticebus pygmaeus)Viven en soliario o en pequeños grupos. Para reproducirse, las hembras deberán llegar a su madurez a los 9 meses, mientras que los machos necesitarán llegar al doble de tiempo. Cuando las hembras están en celo, emiten unos silbidos para atraer a los machos. También se guían con el olfato, mediante marcaje de orina, que además les permitirá ocultarse mejor de los posibles peligros, ya que con los silbidos puedes ser fácilmente localizados. Suelen tener una época reproductiva cada año, a veces el periodo es aún más largo. La gestación son unos 180-190 días y después, nacerán una o dos crías que permanecerán con la madre hasta los 4 meses, y serán protegidas mediante la toxina anterior untada sobre su piel.

Pygmy Slow Loris (Nycticebus pygmaeus)Su estado de conservación es vulnerable. La destrucción de su hábitat y su comercio ilegal para mascotas o medicina china hacen que poco a poco vayan quedando menos ejemplares.

Otras species de este mismo género, Nycticebus, tienen unas coloraciones parecidas, aunque difieren en ciertas manchas características. Además, se distribuyen por otras zonas, como es el caso de N. borneanus, que se encuentra al sur de Borneo.

 

Suscríbete correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

¿Africa?

Sí, de nombre África. ¿Cambiamos de continente y descubrimos otras especies?