Seleccionar página

Doris peregrina – Cratena peregrina

Buceando en nuestro querido Mar Mediterráneo nos encontramos con miles de criaturas espectaculares, miles de colores que resaltaban, especies que aquí en la tierra no se ven, pero nos llamó la atención una, una que no habíamos visto nunca, una que a pesar de su pequeño tamaño nos enamoró, sin dudarlo…

Cratena peregrina by Nisos Benidorm

Cratena peregrina. Photo by Nisos Benidorm

Conocida científicamente como Cratena peregrina, siendo Doris peregrina su nombre original cuando fue descubierta en 1791, también Pilgrim hervia, Cuthona peregrina o Hervia costai son sinónimos de esta pequeña babosa de mar. Perteneciente al orden Nudibranquia (Nudibranchia), un grupo lleno de fantásticos moluscos gasterópodos de miles de colores y formas, con cerca de 3000 especies entre las que hoy destacamos una.

Esta pequeña babosa de mar pertenece a los nudibranquios aeolid, destacados por tener unas estructuras azuladas llamadas cerata situadas en la parte dorsal de su cuerpo. Dentro, se encuentra la glándula digestiva, cuyo color puede rondar desde el naranja o rojo, hasta el marrón. En la punta de éstos hay cnidocitos, distinguidos por su color blanco, que son células urticantes que el animal utiliza para defenderse de sus depredadores. Su cuerpo puede llegar a medir hasta 5 cm., terminando en una larga y fina cola blanca.

Cratena peregrina by Nisos Benidorm

Cratena peregrina. Photo by Nisos Benidorm

En su parte delantera destacan dos manchas naranjas en su blanco e impecable cuerpo y justo detrás se insertan los rinóforos, que también son naranjas, excepto en su base, que sigue siendo blanca. Estas estructuras se encargan de la orientación del animal, son quimiosensoriales, ayudando a orientarse tanto por las corrientes de agua como por el olor a diversas sustancias químicas disueltas. Además, en su parte más craneal se encuentran los apéndices bucales, blancos y muy alargados.

Se alimentan sobre todo gracias al género Eudendrium, con el que convive casi permanentemente. Éste pertenece a los hidroides (Hidrozoa) que son, en este caso, colonias de pólipos en ramificación. Estos pólipos contienen las células urticantes mencionadas antes, los cnidocitos, y al alimentarse de ellos, C. peregrina los guarda en los cnidosacos de las cerata para utilizarlos en su defensa, proceso conocido como cleptocnidia.

Cratena peregrina by Nisos Benidorm

Cratena peregrina. Photo by Nisos Benidorm

A la hora de reproducirse, normalmente uno de ellos introduce lo que sería un pene a través de la piel del otro. Son animales hermafroditas, es decir, tanto hembras como machos. De esta manera, podrían autofecundarse, aunque no es lo más frecuente, ya que el hecho de que exista suficiente número de individuos no les da la necesidad de hacerlo. La puesta de huevos la realizan sobre Eudendrium frecuentemente, en forma de largas ristras gelatinosas con huevos de color salmón o blanco de unas 90 micras de diámetro.

Suelen encontrarse sobre todo en el Mar Mediterráneo, en suelos rocosos a poca profundidad normalmente (hasta 30 m.), pero también puede verse en la costa Este del Atlántico (hasta Senegal).

Ya lo dijo Disney en su día…“¡Bajo el mar, la vida es maravillosa!”

 

Carabela portuguesa – Physalia physalis

Carabela portuguesa – Physalia physalis

Seguro que todos habéis oído hablar en cada telediario de esta semana sobre la Carabela portuguesa (Physalia physalis), esa “medusa” que está apareciendo por gran parte de las playas al sur del litoral mediterráneo. Pues bien, lo primero, no es una medusa, si no un hidrozoo sifonóforo. Los hidrozoos son animales pertenecientes a los Cnidarios que se agrupan formando colonias en forma de pólipo en este caso, es decir, una colonia que juega en equipo para poder sobrevivir.

Dentro de estos hidrozoos, los sifonóforos deben su nombre a su forma de flotar. La carabela portuguesa está dentro de los neumatóforos, ya que es su vejiga la que se llena de gas, proporcionándole la capacidad de flotación (Physalia). Su color azulado es el responsable de que otro de sus motes sea botella azul.

portuguese man o' war

Conocida también como fragata portuguesa ya que posee una vela en su vejiga que le hace surcar los mares al más puro estilo naval, como lo hacían las carabelas del siglo XV que usaban los pescadores portugueses. Esta vela puede medir unos 30 cm. de largo y sobresalir hasta 15 cm. de la superficie del agua, siendo la responsable de que las corrientes de aire hayan hecho que lleguen a nuestras playas, y una vez que dichas corrientes cambien de dirección, las pequeñas temidas volverán a sus lugares más frecuentes de navegación, como son las aguas cálidas tropicales del Pacífico y el Índico, así como la corriente del Golfo del Atlántico.

NYC - AMNH: Milstein Hall of Ocean Life - Sargasso Sea

¿Es mortal? Realmente, mortal como tal no, pero su picadura es muy dolorosa, llegando a causar graves problemas según la situación. Constan de unos pequeños cnidocitos o células urticantes en sus tentáculos, responsables de las temibles “picaduras”, lo que en realidad sería simplemente el roce con éstos. Esta parte del equipo son los defensores, los dactilozoides, encargados de secretar dicha sustancia urticante. Dichos tentáculos pueden llegar a medir hasta 50 metros si los extendemos, aunque no es lo más común, siendo 10 metros una media más frecuente. Su función es atrapara, paralizar y acercar a la cavidad las presas para poder empezar la digestión que corre a manos de de los gastrozoides.

Se alimenta de pequeños peces y plancton, pero algunos como el jurel o el pez payaso conviven en simbiosis con ella, ya que se refugian entre sus tentáculos y atraen a otros peces que ella atrapará para su alimentación. Por el contrario, es presa fácil del gran pez luna, tortugas marinas o el pulpo manta, y cuando alguno de ellos se acerca, la preciosa carabela se desinfla dejándose sumergir hasta las profundidades.

Su reproducción cuenta con la parte del equipo conocida como gonozoides, comenzando en fase de huevo, pasando tanto por una fase asexual como por otra sexual y por lo general, externamente.

Physalia physalis EM1B0679

¿Qué ocurre si nos pica? ¿Por qué cierran las playas? Normalmente aparece un fuerte dolor con gran reacción en la piel, vómitos, náuseas, fiebre… El problema más grave surge si los afectados son niños, personas alérgicas o personas adultas o mayores con enfermedades subyacentes, en los que la toxina podría causar una parada cardiaca y la muerte. Por ello es preciso un cuidado extremo con esta belleza de los mares, y aunque las veamos varadas en la orilla, sus tentáculos siguen siendo peligrosos.

¿Qué debo hacer si me pica? Empezaremos por retirar los restos del animal que nos queden por encima, a poder ser con algún material tipo palo, toalla, ropa… y lavar con agua salada. No emplear agua dulce, ya que aumentará el dolor. fundamental no rascarse ni exponer la zona a los rayos del sol. Ante cualquier complicación acudir al servicio sanitario más cercano, ya que puede ser necesaria la aplicación de antihistamínicos, corticoides u otros fármacos según necesidad.

 

El simpático frailecillo

Hoy volvemos a las aguas saladas, bueno, más bien al cielo que las cubre. Nos vamos hacia el Atlántico Norte y el océano Ártico para descubrir una de las aves marinas más fascinantes y que puede que algunos de vosotros ni conocieseis todavía… Fratercula arctica, más conocido como Frailecillo atlántico o común.

La verdad es que no es necesario ir tan al Norte para poder verlos, ya que en épocas no reproductivas, como el invierno, se desplazan hacia aguas más meridionales, pudiendo aparecer por las costas atlánticas europeas, llegando incluso hasta Canarias.

Y estaréis pensando, ¿cómo vamos a saber cuál de todos es? Pues bien, tranquilos, porque es súper fácil de reconocefrai1r. Sus características le hacen delatarse. Sólo 30 cms. de ave, con un pico ancho y especialmente colorido, llamando bastante la atención, destacando el rojo, amarillo y azul en épocas reproductivas, o algo más apagados y grisáceos en invierno. Estas cualidades hacen que también se le conozca como “loro de mar”. Cabeza redondita, podríamos describirlo como mofletudo, y ojos dentro de una fina banda roja. El plumaje tienen un cierto parecido al pingüino, en cuanto a color por lo menos, simulando el típico frac. Y sus patas son como las de los patos, palmeadas y anaranjadas.

Y como ave marina, una de las peculiaridades es que cuentan con la glándula de la sal, que aunque no se conoce muy bien su funcionamiento, se sabe que les ayuda a excretar los excesos de sales que sufren por su forma de vida.

Excelentes nadadores, pudiendo zambullirse en busca de sus presas hasta 60 metros, llegando a capturar decenas de pequeños peces al mismo tiempo. También se alimentan de crustáceos, moluscos y gusanos.

En el aire son bastante rápidos, con medidas de hasta 90 Km./h., pero son algo torpes cuando se trata de alzar el vuelo en una superficie plana, por lo que anidan en acantilados rocosos, lo que les da la opción de lanzarse en caída libre hasta conseguir batir las alas.

En épocas de reproducción, primavera-verano, es cuando más se acercan a los litorales, y como ya he dicho, aprovechan los grandes acantilados para hacer sus nifrai2dos. Nidos que excavan con la gran fuerza de su pico o puede que aprovechen otros ya hechos anteriormente. La hembra pone un solo huevo, y tanto hembra como macho lo incubarán.

Por el contrario, en invierno, lo pasan prácticamente entero en el mar.

Son especies muy longevas, pudiendo alcanzar los 30 años.

La sobrepesca ha hecho que se reduzcan los recursos tróficos que esta especie utiliza, y la contaminación de las aguas les está haciendo más vulnerables. También cuentan con depredadores naturales, como otras aves más grandes, y aunque ya hemos dicho que viven casi siempre en el mar, cuando se acercan a las costas, existe riesgo de ser alimento para las especies terrestres, incluida el hombre.